domingo, 4 de enero de 2009

Amiga de la matanza(sobre Yoko Ono en Rock 'N Roll Circus)

Hace ya bastante tiempo, leí una reseña en la edición española de Rolling Stone sobre la edición de un material audiovisual que no llegó a estrenarse en la fecha prevista, y que había estado cogiendo polvo en algún cajón durante unas cuantas décadas. El susodicho no era ni más ni menos que Rock 'N Roll Circus, un programa ideado por Mick Jagger en el que - actuaciones circenses y demás parafernalia decadente aparte - actuaron, revueltos y todo risas, The Rolling Stones, The Who, Jethro Tull, Eric Clapton, Marianne Faithfull, John Lennon y Yoko Ono.

Me llamó la atención uno de los fotogramas que acompañaban a la reseña: Yoko Ono a la derecha, boca abierta, ojos cerrados y aire extasiado. Empecé a temer lo peor. Luego me fijé en el caballero que aparecía a su lado: violín al hombro, pura concentración, aspecto de músico de sesión y una mueca de horror bien visible, como si estuviera planteándose dejar la música por el asesinato selectivo. Me quedé con ganas de oir el motivo.

Hoy he encontrado el programa entero en YouTube, incluida la breve(pero intensa) actuación de la pequeña Yoko con la formación eventual The Dirty Mac. No sé con qué quedarme, si con los gestos de Lennon al violinista para que se deje llevar, el hecho de que ni Keith Richards(derecha, al bajo) ni Eric Clapton(izquierda, a la guitarra) osen levantar la vista del suelo por miedo a partirse la caja delante de las cámaras, las miradas de suspicacia del público protegido contra la lluvia o la edición subtitulada del usuario que ha colgado el fragmento en cuestión...

Y conste que no tengo nada en contra de Yoko Ono como persona y/o artista. Tengo algo en contra de su manera de pegar chillidos como cantante.

Amigo violinista, te acompañamos en el sentimiento. Probablemente no se te informó debidamente de a qué te exponías.

El Rock 'N Roll Circus entero:

3 comentarios:

Rosalie dijo...

Sólo diré: ¡Socorroooo!

Tennesse Rose dijo...

Yo tampoco sé con que quedarme...pero el violinista no solo se horroriza sino que parece que por primera vez en su vida sabe lo que es reír y mira por donde ésta vez ¡No puede hacerlo!

Fue genial que te acordáras de eso. Un saludo!

C. Chase dijo...

Me descargué lo de Nacho Vegas (El manifiesto desastre) pensando que era el que luego me enteré que se llamaba Antonio Vega.

La primera vez que lo oí pensé que menuda mierda.
Ahora no puedo dejar de escucharlo.

¡Que continúe esta bazofia ilegalista!
¿A qué hora ponen las películas guarras?