domingo, 13 de diciembre de 2009

No solo de Dinero vive el talento

"Sí, sí, lo sé, lo sé. Rusia está muy ocupada. Y está ese otro rasgo de la vida nacional: la desesperación permanente. Jamás tendremos el "lujo" de la confesión y el remordimiento. Pero, ¿y si no fuera un lujo? ¿Si fuera una necesidad, una necesidad del mísero y del sucio? La conciencia -sospecho- es un órgano vital. Y cuando se va al traste, todo tú te vas al traste.

Si de mi dependiera, exigiría una disculpa formal, por escrito, por el siglo X; y por todos los que vienen en medio. Pero ninguna vida trémula, hecha de humo y de llama, va a erguirse en su tumba y retorcerse las manos. Ningún Dios ruso va a llorar ni a cantar.

Que digan que lo sienten; que alguien lo diga. Que alguien me diga que lo sienten. Vamos. Que alguien me llore el Volga, me llore el Yeniséi, me llore el Moscova."

Personaje anónimo

La Casa de los Encuentros, Martin Amis

1 comentario:

Rosalie dijo...

¿Ya lo has devuelto a la biblioteca? Porque yo tengo a Burroughs casi seco ya (no, no me he empezado aún Dinero :). Estoy esperando algo más intimista...). La conciencia es un órgano vital. O eso dicen.